Home Editorial Put down the phone & live

Put down the phone & live

Last month, a 67 year-old woman suffered serious injuries when she tumbled headfirst over an open sidewalk door and nosedived six feet into the space below where workmen were repairing gas lines. Surveillance video shows the Plainfield, N.J. woman looking at her phone as she approached the open door. She appeared to be texting while she walked. Absorbed in the phone, she was oblivious to the open access door directly in front of her.
The woman was listed in serious condition at the time. Local news outlets haven’t reported an update on her condition.
Back on March 29, the driver of a pickup truck crashed into a minibus in south Texas. Only one of the 14 passengers and the pickup driver survived the collision. The minibus driver and passengers were elderly congregants of First Baptist Church in New Braunfels returning from a retreat. They were all wearing shoulder or lap belts.
The pickup driver admitted he’d been texting when he veered across the center line and collided with the minibus head-on at 67-plus miles-per-hour. The 20-year-old Texas man was indicted on June 29 in Uvalde, Texas. If he’s convicted, chances are he’ll spend the rest of his life in prison. He’s facing 28 felony charges.
According to the National Highway Traffic Safety Administration, distracted driving claimed 3,477 lives in 2015 and caused 391,000 injuries. Distracted driving is any activity that diverts the motor vehicle operator’s attention from driving. Texting is the most dangerous. It’s believed to be the leading cause of accidents among teenage drivers.
Sending or reading a text takes a driver’s eyes, hands and attention off the road for at least five seconds. Traveling at a speed of just 55 mph, that’s like driving the entire length of a football field with your eyes closed, the NHTSA warns.
A national campaign has been underway for some time to stop people from texting while driving. States are enacting laws and imposing stiff penalties to discourage the practice. Kansas and Missouri both have laws banning texting while driving.
Several federal agencies have instituted safety programs to educate the public about the dangers of texting while driving. Now, there are even cellphone provider programs and smartphone apps that prevent smartphone use while driving.
Eventually, these concerted efforts will likely reduce the incidence of this risky driving behavior and slow the number of texting-caused traffic accidents. But the laws, education, cellphone programs and smartphone apps won’t deter everyone. And a motor vehicle law wouldn’t have prevented the 67 year-old New Jersey woman from tumbling over a two-foot-tall steel door and plummeting headfirst into a concrete chasm.
We’ve each got to exercise common sense and care enough about our personal safety and the safety of others to put down our smartphones and concentrate on what we’re doing and where we’re going. Surely we value our life and wellbeing more than a text or a tweet.
______________________________________________________________________________________

Ponga a un lado el teléfono y siga viviendo

El mes pasado, una mujer de 67 años sufrió serias lesiones cuando se cayó de cabeza al tropezarse con una puerta de acceso en la acera que estaba abierta y se fue de cabeza a seis pies de profundidad donde unos trabajadores estaban reparando unas líneas de gas subterráneas. El video de vigilancia demuestra que la mujer de Plainfield, Nueva Jersey estaba mirando su teléfono mientras que se acercaba a la puerta que estaba abierta. Ella parecía estar escribiendo textos mientras que caminaba. Absorbida con el teléfono, no se percató de la puerta de acceso que estaba abierta directamente frente a ella.
Se reportó que la mujer estaba en serias condiciones. Los noticieros locales no han reportado una actualización sobre su estado.
En marzo 29, el chofer de una camioneta se estrelló contra un mini autobús en el sur de Texas. Solamente uno de los 14 pasajeros y el chofer de a camioneta sobrevivieron el percance. El chofer del mini autobús y los pasajeros eran congregantes ancianos de la Primera Iglesia Bautista en New Braunfels y regresaban de un retiro. Todos traían puestos cinturones de hombro o de regazo.
El chofer de la camioneta admitió que estaba escribiendo textos cuando se desvió hacia la línea central y chocó contra el mini autobús de frente a más de 67 millas por hora. El hombre de Texas de 20 años de edad fue inculpado el 29 de junio en Uvalde, Texas. Si es declarado culpable, tiene posibilidades de que pasará en prisión el resto de su vida. Él está enfrentando 28 cargos de delito mayor.
De acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), el manejar distraído reclamó 3,477 vidas en el 2015, y causó 391,000 lesiones. El manejar distraído es una actividad que distrae la atención del operador del vehículo de motor. Mandar textos es lo más peligroso. Se piensa que es la causa líder de accidentes entre los conductores adolescentes.
Enviar o leer un texto quita la vista, las manos y la atención del chofer a la carretera por lo menos 5 segundos. Viajar a una velocidad de sólo 55 millas por hora, es cómo manejar el largo de un campo de fútbol con los ojos cerrados, advierte la NHTSA.
Una campaña nacional ha estado en marcha por algún tiempo para evitar que la gente envíe o lea mensajes de texto mientras maneja. Los estados están decretando leyes e imponiendo duras sanciones para desmotivar la actividad. Kansas y Missouri tienen leyes que prohíben el uso de mensajes de texto mientras manejan.
Varias agencias federales han instituido programas de seguridad para educar al público sobre los peligros de usar mensajes de texto mientras manejan. Ahora, incluso hay programas de teléfonos celulares y aplicaciones de teléfonos inteligentes que evitan el uso del teléfono cuando se está manejando.
Gradualmente, estos esfuerzos reducirán probablemente la incidencia de esta conducta riesgosa y aminorará el número de accidentes de tráfico causados por los textos. Pero las leyes, educación de programas de celulares y aplicaciones no detendrán a todos. Y una ley de vehículos de motor no habría evitado que la mujer de New Jersey de 67 años de edad se haya caído sobre una puerta de acero de dos pies de alto y caer vertiginosamente de cabeza hacia un precipicio de concreto.
Cada uno de nosotros tenemos que ejercer el sentido común y poner suficiente importancia a la seguridad personal y a la seguridad de otros y poner a un lado los celulares y concentrarse en lo que estamos haciendo y por dónde vamos. Seguramente sí valoramos nuestras vidas y nuestro bienestar mucho más que un texto o un tweet.

Check Also

Zimbabweans jubilant as Mugabe resigns

Compiled From News Reports A 37-year reign has ended – much to the relief of …

Subscribe to Dos Mundos Today! Dismiss