Divulgando la cultura en dos idiómas.

Catequesis de la fe:“Para ser buen hijo, no tienes que cambiar de madre”

 

Queridos lectores, en estos tiempos en que muchos Católicos se preguntan ¿qué estará pasando con nuestra Iglesia? Yo les diría que mas bien deberíamos preguntarnos, ¿qué está pasando con nuestra vida cristiana? Una vida que debería ser comprometida con el cumplimiento de los mandamientos y así poder edificar la familia y la sociedad sobre la roca sólida como lo dice le evangelio.
Pareciera que cada vez más nuestras familias están perdiendo la fortaleza de la vida espiritual, debido a que nos vamos alejando cada día mas de Dios, que es amor; por eso la sociedad esta atacando más a la Iglesia como si esta tuviera la culpa que algunos de sus pastores y de su rebaño estén ahora viviendo algo que es completamente diferente y opuesto a lo que el evangelio pregona. Pero vamos un poco más a lo que hace referencia el título de este artículo; muchos católicos han decido marcharse de la Iglesia con el comentario que la Iglesia no les dio lo que necesitaban para llenar su vida como cristianos, seguidores y discípulos de Cristo. Vemos que ésta es una excusa que no tiene fundamento, puesto que para ser buenos cristianos no tenemos que cambiar de Iglesia o buscar una iglesia a nuestro acomodo, al igual que para ser buen hijo no tienes que cambiar de madre; pues si somos discípulos de Cristo, desde el bautismo, deberíamos alimentarnos de esa fuente de vida que Jesús mismo nos dejó, fuente que esta compuesta de tres desembocaduras, primero La Palabra escrita y revelada, que deberíamos tener todos los cristianos, no importa de qué denominación seamos o a qué movimiento de la iglesia pertenezcamos, simplemente tener la Biblia que es la palabra que nos instruye en su amor. La segunda desembocadura de la fuente de vida son los Sacramentos, como lo dice el Apóstol Pablo “Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo”(Rm. 10,10), esto nos dice que por eso la vida sacramental es también parte de nuestra confesión en la fe que profesamos cuando vamos reafirmando esa misma fe al recibir los sacramentos. Recordemos que la iglesia es una familia y como familia debe permanecer unida para poder alimentarse día a día. La tercera desembocadura es el testimonio, que es a lo que nos debe llevar la lectura de la palabra de Dios y los sacramentos, a ser una luz para aquellos hermanos y hermanas que están débiles en la fe. Por eso en vez de abandonar la barca de la Iglesia de manera ignorante, deberíamos conocer lo bueno que Dios nos brinda a través de Nuestra Madre la Iglesia para así demostrar que somos buenos hijos.
Padre Andrés Moreno, Párroco Parroquia San Antonio, 309 Benton Blvd – Kansas City MO 64124

Share:

More Posts

Deportes y más deportes…04.04.11

Los Chiefs adquieren a Carson Wentz como suplente de MahomesLos Kansas City Chiefs anunciaron esta semana la incorporación del mariscal de campo Carson Wentz por

Related Posts