fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

Praising & protecting meat-processing workers




In this extraordinary time, reporting to work is an act of heroism for most of America’s labor force. Healthcare workers strive daily on the pandemic’s front line to ease pain and save lives, endangering their own. First responders – firefighters, law enforcement officers, emergency medical technicians – all risk exposing themselves to the deadly coronavirus every day.
On each shift, garbage and recycle collectors across America put their own safety on the line. Grocery store and pharmacy employees subject themselves to possible infection with every customer they serve. Handling scores of correspondence and packages without personal protection, postal workers and delivery drivers continuously face the threat of contracting the disease. And the pandemic has taken a tragic toll on the nation’s prison and corrections workers toiling valiantly to protect society.
America’s canon of heroes has grown exponentially, with a notable exception. Accolades have overlooked an essential contingent of American laborers among whom the coronavirus infection and death rates are soaring. The nation’s meat processing plants, dubbed “coronavirus incubators” have become leading COVID-19 hot spots. A May 12 headline in The Atlantic.com sums it up: “America’s Slaughterhouses Aren’t Just Killing Animals.”
Thousands of meatpacking workers have fallen ill, many have died, and local health departments are considering whether to shut down various plants, according to The Atlantic. Some were forced to close following outbreaks; others remain open.
Assorted local governments across the nation are providing hazard pay and stipends to some first responders and front-line workers during the pandemic. But at least one state governor, Kim Reynolds of Iowa announced that meat processing workers who refuse to go to work, even in plants seeing coronavirus outbreaks, will be ineligible for unemployment benefits. Workers have been threatened against speaking out about dangerous working conditions – the lack of pandemic-related protective equipment. Fear of losing their jobs compels them to keep showing up to work.
Last month, President Trump issued an executive order to keep the nation’s meat and poultry plants open. He sought to protect America’s food supply. His executive order, however, illustrates the perverse power of the law of unintended consequences. “The (meat processing plant) workers are being sacrificed,” Esther Honig and Ted Genoways announced in an investigative report released May 1. Public radio stations broadcast a live interview with Honig and Genoways (https://www.kalw.org/post/one-planet-covid-19-outbreaks-jbs-meat-processing-plants#stream/0) May 10.
The nature of the workforce at America’s meat processing plants may explain why protective measures weren’t taken much earlier. Most – as many as 99 percent in some locations – are immigrants, often with limited English skills. They may not have been aware of CDC recommendations for worker safety in the pandemic, or they may have feared losing their jobs or facing retaliation if they spoke up.
Many plants lacked even the most basic common-sense protective measures. They didn’t issue protective gear – face masks or shields — or enforce social distancing on production lines, breakrooms, restrooms and locker rooms.
Until recently, plants lacked plastic dividers between production line workers who typically stand shoulder-to-shoulder. There were no thermal scanners to screen workers. Absent was contact tracing for employees who tested positive for the COVID-19. Now, members of Congress, trade unions, virologists and others are pushing to implement protective measures at once to shield the workers and their families and community. It’s past due. Much as we enjoy our meat products, it’s not worth the lives of these unsung heroes in our meat processing plants.

_____________________________________________________________________________

Aplaudiendo y protegiendo a los empleados de las procesadoras de carne

En este tiempo extraordinario, presentarse al trabajo es un acto de heroísmo para la mayoría de la fuerza laboral de Estados Unidos. Los trabajadores de la salud se esfuerzan diariamente en la primera línea de la pandemia para aliviar el dolor y salvar vidas, poniendo en peligro el suyo. Los socorristas (bomberos, agentes de la ley, técnicos médicos de emergencias) corren el riesgo de exponerse al coronavirus mortal todos los días.
En cada turno, los recolectores de basura y reciclaje en todo Estados Unidos ponen su propia seguridad en juego. Los empleados de supermercados y farmacias están sujetos a posibles infecciones con cada cliente que atienden. Al manejar decenas de correspondencia y paquetes sin protección personal, los trabajadores postales y los conductores de entregas enfrentan continuamente la amenaza de contraer la enfermedad. Y la pandemia ha tenido un costo trabajadores correccionales y de prisión de la nación que trabajan valientemente para proteger a la sociedad.
El numero de héroes de Estados Unidos ha crecido exponencialmente, con una notable excepción. Los elogios han pasado por alto a un contingente esencial de trabajadores estadounidenses, entre los cuales la infección por coronavirus y las tasas de mortalidad están aumentando. Las plantas procesadoras de carne del país, denominadas “incubadoras de coronavirus” se han convertido en principales puntos cde mayor propagación de COVID-19. Un titular del 12 de mayo en The Atlantic.com lo resume: “Los mataderos de Estados Unidos no están matando sólo a animales”.
Miles de trabajadores de empacadoras de carne se han enfermado, muchos han muerto y los departamentos de salud locales están considerando cerrar varias plantas, según The Atlantic. Algunos se vieron obligados a cerrar tras los brotes; otros permanecen abiertos.
Varios gobiernos locales en todo el país están proporcionando pago de riesgos y bonos a algunos socorristas y trabajadores de primera línea durante la pandemia. Pero al menos un gobernador de estado, Kim Reynolds, de Iowa, anunció que los trabajadores de procesamiento de carne que se niegan a ir a trabajar, incluso en las plantas que ven brotes de coronavirus, no serán elegibles para recibir beneficios de desempleo. Los trabajadores han sido amenazados por hablar sobre condiciones de trabajo peligrosas: la falta de equipos de protección relacionados con la pandemia. El miedo a perder sus trabajos los obliga a seguir yendo a trabajar.
El mes pasado, el presidente Trump emitió una orden ejecutiva para mantener abiertas las plantas de carne y aves de corral de la nación. Intentó proteger el suministro de alimentos de Estados Unidos. Su orden ejecutiva, sin embargo, ilustra el poder perverso de la ley de consecuencias no deseadas. “Los trabajadores (de plantas procesadoras de carne) están siendo sacrificados”, anunciaron Esther Honig y Ted Genoways en un informe de investigación publicado el 1 de mayo. Las estaciones de radio públicas transmitieron una entrevista en vivo con Honig y Genoways (https://www.kalw.org/post/one-planet-covid-19-outbreaks-jbs-meat-processing-plants#stream/0) el 10 de mayo.
La naturaleza de la fuerza laboral en las plantas procesadoras de carne de Estados Unidos puede explicar por qué no se tomaron medidas de protección mucho antes. La mayoría, hasta el 99 por ciento en algunos lugares, son inmigrantes, a menudo con conocimientos limitados de inglés. Es posible que no hayan estado al tanto de las recomendaciones de los CDC para la seguridad de los trabajadores en la pandemia, o pueden haber temido perder sus trabajos o enfrentar represalias si decían algo.
Muchas plantas carecían incluso de las medidas de protección de sentido común más básicas. No emitieron equipo de protección (máscaras faciales o escudos) ni forzaron el distanciamiento social en las líneas de producción, salas de descanso, baños y vestuarios.
Hasta hace poco, las plantas carecían de divisores de plástico entre los trabajadores de la línea de producción que generalmente se encuentran hombro con hombro. No habían termometros para medir la temperatura de los trabajadores. No tubieron el seguimiento de contactos para los empleados que dieron positivo para el COVID-19. Ahora, miembros del Congreso, sindicatos, virólogos y otros están presionando para implementar medidas de protección a la vez para proteger a los trabajadores y sus familias y la comunidad. Es demasiado tarde. Por mucho que disfrutemos nuestros productos de carne, no vale la pena arriesgar la vida de estos héroes anónimos en nuestras plantas procesadoras de carne.

Share:

More Posts

El fin del encierro

Tengo miedo. Como todos. Mientras no haya una vacuna o un tratamiento efectivo contra el coronavirus, salir de casa seguirá siendo un riesgo. Hay familias

Preventing sexual violence

Are we doing enough to end the epidemic of sexual violence? On average, 433,648 people in the U.S. over age 12 are sexually assaulted every

Send Us A Message

Related Posts

Sarah Jessica Parker lanza nuevo vino

Sarah Jessica Parker organiza una degustación virtual por el lanzamiento de su nuevo vino Sarah Jessica Parker, la estrella de “Sex and the City”, organizará

Bad Bunny debutará como actor

En una entrevista, el cantante habló de varios temas acerca de su carrera musical, donde también reveló que incursiona en la actuación desde febrero de

Spider-Man posponen todas las secuelas

Los estudios Sony Pictures aplazaron este viernes los estrenos de todas las películas de la franquicia Spider Man, incluyendo la continuación de “Spider-Man: Far from

El mejor escenario, 2022

By Jorge Ramos Este año está prácticamente descartado. La idea de “volver a la normalidad”, tan repetida en días de encierro, se aleja. Y, todo