Divulgando la cultura en dos idiómas.

En la escuela con Jesús 03/09/17

Mis saludos especiales a cada uno de ustedes en este CAMINO CUARESMAL, gran oportunidad de vivir el Evangelio especialmente con quienes más  necesitan de nuestra ayuda, como dice el Señor “Cuántas veces lo hiciste con uno de mis humildes hermanos conmigo lo hiciste, …y los justos a la vida eterna ” Mateo 25,31-46.
Quiero resaltar el gran valor de la MUJER ya que el pasado 8 DE MARZO, se celebró el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER y hago mención de ella por el gran VALOR que representa en la sociedad, en la vida de la Iglesia, en la familia y en la vida laboral ya que la mujer es OBRA de Dios y tiene su dignidad, por eso FELICIDADES A TODAS LAS MUJERES TRABAJADORAS Y LUCHADORAS DE CADA DÍA.
El Día Internacional de la Mujer trabajadora ha tenido cambios en la historia. Su origen se remonta a 1857, cuando en Nueva York se produjo una marcha de mujeres trabajadoras de una fábrica textil en protesta contra las condiciones de trabajo. Otro hecho importante que condicionó la memoria ocurrió en 1908 también en Nueva York, cuando un grupo de costureras industriales de grandes fábricas se declararon en huelga para protestar por sus condiciones laborales y pidieron aumento de sueldo, reducción en la jornada laboral y fin del trabajo infantil. Durante esta huelga pacífica, ciento veintinueve mujeres murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory. Esto ocurrió el ocho de marzo de ese año.
Al año siguiente se celebró por primera vez en Estados Unidos el día de la mujer trabajadora y en 1910 se propuso ese día como día internacional de la mujer, en el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas de Dinamarca. El ocho de marzo de 1977 las Naciones Unidas declararon el “Día internacional de Mujeres Trabajadoras” y eligieron el color lila para representar los esfuerzos de las mujeres que murieron.

Desde entonces la situación de la mujer ha avanzado de forma muy significativa. Sin embargo, todavía quedan muchas cosas por hacer para que la sociedad reconozca su dignidad.
Es un caso significativo pero no el único. Pienso, por ejemplo, en el drama humano que se está VIVIENDO con el fenómeno masivo de la INMIGRACIÓN de varios países hacia Estados Unidos: muchas mujeres se ven obligadas a venir en busca de un poco de bienestar para sus hijos, a costa de dejarlos en el país de origen, algunas los traen consigo, tantas veces en situaciones sumamente precarias, muchas mujeres se dedican a la prostitución y son esclavas en manos de organizaciones corruptas.
La fe cristiana profesa que Dios ha creado al hombre y a la mujer con la misma dignidad personal y con los mismos derechos, puesto que a ambos los hizo a imagen suya y los destinó a la misma herencia del Cielo. Jesucristo, por su parte, dignificó tanto a la mujer, tan menospreciada en aquella sociedad, que el primer testigo del trascendental hecho de su Resurrección fue una mujer: María Magdalena. Otra mujer, la Virgen María, fue elevada a la dignidad incomparable de Madre suya.
Mi reflexión para esta semana se puede resumir así. El hombre y la mujer son iguales en dignidad. Y en aquello que se distinguen son complementarios.
Deseo con toda mi alma que la mujer sea reconocida socialmente en su plena dignidad. Y deseo, con la misma fuerza, que sea reconocida en su especificidad y en su feminidad, y que no sea el varón el punto de comparación sino la dignidad personal de que ella es portadora por voluntad del Creador, además que la MUJER VALORE EL DON QUE DIOS LE HA DADO DE SER PORTADORA DE LA VIDA, POR ESO NO AL ABORTO.
¡¡¡Unidos en oración!!! Paz y bien.

Share:

More Posts

Year in Review: 2022

Recordando el 2022 EneroEl año comenzó con un problema en la cadena de suministro, ya que las tiendas de comestibles en todo el país enfrentaban

Related Posts

Year in Review: 2022

Recordando el 2022 EneroEl año comenzó con un problema en la cadena de suministro, ya que las tiendas de comestibles en todo el país enfrentaban