fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

No nada más es un problema de alcohol y drogas….




La Saliva del Diablo
Destilando alcohol hasta por los poros, apestando a crudo, roncando, borracho, terco, nefasto, chinga quedito, el típico macho mexicano, autoritario, soberbio, críticon, infantil, celoso empedernido, psicótico, patológico, insoportable, lleno de egos, agresivo, retador, irritable, perezoso, conformista, mediocre, son, estas, tan solo algunas de las características de mi enfermedad, ese soy yo.- Borracho hasta espanta.- Mis actitudes del que no me podías decir nada, de que nadie se podía meter en mi vida, mis actitudes de dormir de día y de noche hundirme en cocaína, morfina, vodka, cigarros y pastillas antidepresivas, como vil tepochó, en ese círculo vicioso, en esa rutina, secuestrado por mí mismo, dándole un verdadero infierno a mis hijos, a mi mujer, de ahí vengo, de un gran abismo profundo y negro, del que llegué seriamente a pensar que jamás iba a poder salir, jamás imaginé, vivir mi vida libre de drogas, libre de conductas tóxicas, de relaciones enfermas, jamás, visualicé que si es posible vivir sin alcohol y sin drogas, me empinaba una botella de vodka diaria, consumía de 10 a quince pases de cocaína, me inyectaba morfina, mañana, tarde y noche, usaba todo tipo de pastillas antidepresivas y por si fuera poco, me fumaba cerca de tres cajetillas de cigarros al día y cuando voy a las escuelas, algún niño me pregunta.- Por qué te drogabas? Y mi respuesta, es.- por mediocre, por que no me quería.- Hoy me quiero y me respeto, hoy no daño mi cuerpo y trato de no dañar a otros, no ha sido fácil salir de esas rutinas de auto destrucción, estuve, muerto en vida, atrapado sin salida, atrapado por La Saliva del Diablo.
Yo no quería dejar de consumir… No podía
Todas las drogas son placenteras, extremadamente placenteras, sumamente adictivas, al medio día, tomaba tequila con ampolletitas Corona, el tequila era doble en copa coñaquera, tomaba sin sentido, sin saborear la copa, me hechava una tras de otra, cuando el mesero me hacia el favor de servirme el corte de carne, ya no tenía hambre, mal comía y después revolvía, pedía mi tradicional Sol y Sombra, coñac con chinchón, me ponía unas santas guarapetas y entraba el baño a polvearme la nariz con cocaína, agarraba un segundo aire y volví al Sol y Sombra que ser convirto en el sangre, sudor y lágrimas, me provocó profundas hemorragias internas y comencé a sangrar cada vez que iba a obrar, esta rutina, era diario, luego llegaba a mi casa respaldado con mi dotación de vodka, cigarros, cocaína, morfina, jeringas, pastillas y me refugiaba en mi recámara, eso era noche tras noche, por supuesto que ya no me levantaba a producir, dirigir y conducir mi programa de radio, le di la espalda al mi auditorio, a mis colaboradores, a mis invitados, me convertí en un alcohólico disfuncional, un drogadicto en potencia que cuando me levantaba tenía jugo de naranja con vodka escondido en el estanque del escusado adentro de un recipiente, del baño de la estación de radio donde laboraba. Un Pepsilindro.- En el travesaño de la puerta del baño, mi jeringa con morfina y mis pases de cocaína, adentro de la cabina, un espacio sumamente reducido, me la pasaba fumando sin importarme mis invitados y colaboradores, esta rutina, provocó que me corrieran de mi programa La Voz de Chihuahua.- ernesto@montrealquebeclatino.com 614 256 85 20

 

Share:

More Posts

Send Us A Message

Related Posts

Cuando miente el presidente

By Jorge Ramos El Presidente de Estados Unidos ha vuelto a mentir. Y sus mentiras podrían haber costado muchas vidas. Donald Trump ha mentido no

%d bloggers like this: