fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

Hablando con la abogada Jessica Piedra: Our Sons and Daughters / NUESTROS NIÑOS




Por Xanath Caraza

Our Sons and Daughters
 
If it is one, ten thousand
or fifteen hundred who are lost,
the pain is the same,
the indignation even greater.
 
There are no lullabies
to murmur at night,
the beds are vacant.
 
No one to bundle up on cold afternoons,
the houses are incomplete.
There is no fire in the hearth.
 
A generation grieving.
No bodies to embrace.
 
My son, I perceive you through the dark.
My daughter, malevolent claws constrain you.
 
How do I reach your little hands?
How do I quench your thirst?
How do I find your scent?
How do I hear your sweet voice?
 
Who will calm your beautiful soul?
Is there anything for you to eat?
Who will say your name with tenderness?
Who will pray for you with love?
 
And, during stormy nights,
 
My son, my daughter,
 
how will you know that I am still by your side?
 Traducción: Sadra Kingery


Si es uno, diez mil
o mil quinientos los perdidos,
el dolor es el mismo,
la indignación aún mayor.

No hay canciones de cuna
a quien susurrar por las noches,
las camas están vacías.

Ni a quien cobijar en las tardes frías,
las casas están incompletas.
No hay fuego en el hogar.

Una generación adolorida.
No hay cuerpos que abrazar.

Niño mío, en la oscuridad te vislumbro.
Niña mía, en las garras de la maldad estás.

¿Cómo alcanzar tus pequeñas manos?
¿Cómo calmar tu sed?
¿Cómo sentir tu aroma?
¿Cómo escuchar tu dulce voz?

¿Quién consolará tu hermosa alma?
¿Tendrás qué comer?
¿Quién dirá tu nombre con ternura?
¿Quién rezará por ti con amor?

Y, ¿en las noches de tormenta?

Niño mío, niña mía,

¿cómo sabrás que sigo junto a ti?

 

 

Share:

More Posts

Send Us A Message

Related Posts

%d bloggers like this: