fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

María Marín: Dime cuánto pesas y te diré a quién atraes

Las mujeres vivimos obsesionadas con el peso, medimos nuestro amor propio de acuerdo al peso que aparezca en la báscula. Cuando el peso sube el autoestima baja, y cuando el peso baja la autoestima sube. Incluso creemos que hay una relación entre el peso y la suerte en el amor, tal vez has escuchado a alguna amiga decir “Yo sé que si bajo de peso podría conseguirme un novio”. Y es cierto que los hombres se enamoran por los ojos, pero si fuera que sólo quisieran mujeres delgadas, no habrían tantas “gorditas” felizmente casadas.

Lo que realmente sucede en muchos casos no es el sobrepeso, pero si las inseguridades que tienen algunas mujeres consigo mismas, porque cuando aumentan unas libritas comienzan automáticamente a sentirse inseguras y esto hace que no exploten su sexapil. Así que si estas soltera ¿será que realmente no te sientes atractiva? Una mujer insegura es el mata pasión más grande que existe, ¿será que tu energía y actitud están espantando al hombre que quieres atraer? ¿Será que porque estas gordita ya no te quieres arreglar ni maquillar?.

El sobrepeso es la inseguridad más grande que una mujer puede cargar, realza tu feminidad sin importar tu peso, ámate y esfuérzate cada día por ser más feliz que el día anterior, porque esto hará que irradies lo que sientes y sea un imán para atraer el sexo opuesto, pues cualquier hombre quiere rodearse de mujeres felices, realizadas y seguras.

Share:

More Posts

Sin virus y sin Trump

By Jorge Ramos Donald Trump ha mentido tantas veces —más de 20.000 desde que llegó a la presidencia, según el conteo del Washington Post— que

Related Posts

WhatsApp updates its policy privacy

By CharaWhatsApp has changed its privacy policy.With the change, WhatsApp – a messenger system that Facebook Inc. has owned since 2014 – can share data

Los últimos días de Trump

By Jorge Ramos Este es el último artículo que escribo con Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Y hay, lo reconozco, un cierto orgullo