Farm Workforce Modernization Act

America’s farmers, who feed America and much of the rest of the world, face unique challenges. Their success depends on factors largely beyond their control – factors such as labor, weather, disease, prices and pests. Help may be on the horizon, however, to ease the stress of an erratic, inadequate labor pool.
House Democrats and Republicans in December passed the Farm Workforce Modernization Act of 2019. The bill, H.R. 5038, provides a path to legal status for many undocumented agricultural workers already busy on U.S. farms and amends a guest worker program to allow more agricultural employers to hire more immigrant laborers legally.
“It’s not the definitive solution to our labor problems, but it’s an important start,” wrote Joe Del Bosque, in an op-ed in The Los Angeles Times on Dec. 25.
Del Bosque heads the family-owned 2,000-acre Del Bosque Farms in central California. Having begun life as the child of migrant farmworkers who picked produce alongside his dad in the fields, Del Bosque has a unique perspective – as both “a laborer and an owner.” He says worker shortages constitute a crisis. Without immediate intervention to provide America’s farmers a “consistent, legal workforce,” the entire U.S. agricultural industry is at risk, he wrote in the op-ed.
“Nobody sets out to hire undocumented immigrants, but many farm owners have no other way of getting the harvest in on time,” Del Bosque wrote.
Undocumented workers now account for half of the nation’s 1.8 million agriculture workers, according to the U.S. Department of Labor.
Among other provisions in the Farm Workforce Modernization Act is a voluntary option to earn lawful, permanent resident status. The measure also streamlines the application process for the temporary guest worker visa program; calls for extending protected status to the spouse or children of some agricultural workers; and authorizes the federal government to provide some economic assistance to farmers employing legal immigrant laborers.
H.R. 5038 was referred to the U.S. Senate Judiciary Committee on Dec. 12. The committee has only one member — Sen. Josh Hawley — from Kansas or Missouri.
It’s unclear how the bill will fare in the full Senate. While H.R. 5038 enjoys strong bipartisan support, backing isn’t unanimous. Critics reject it as “large-scale amnesty” that threatens the nation’s legal immigration system and incentivizes illegal immigration and hiring undocumented workers.
The bill’s supporters claim it improves the system for America’s farmers and farmworkers. It enables American farmers to compete in food markets worldwide while at the same time reducing illegal immigration and illegal employment.
Our farmers feed not only us, but much of the rest of the world. Their work doesn’t take place overnight; it happens over months and even years and demands diligent hard work, concentrated strenuous effort, pride, dedication, know-how and a little luck. If approving H.R. 5038 would help tip the scales in their favor, what’ve we got to lose?




_________________________________________________________________________________________

Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola

Los agricultores de Estados Unidos, que alimentan al país y a gran parte del mundo, enfrentan desafíos únicos. Su éxito depende de factores que están fuera de su control, factores, como la mano de obra, el clima, enfermedades, precios y pestes. Sin embargo, la ayuda puede estar cerca para aliviar el estrés de un grupo de trabajo errático e inadecuado.
Los demócratas y republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron en diciembre la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola de 2019. La ley, H.R. 5038, brinda un camino hacia el estatus legal para muchos trabajadores agrícolas indocumentados que ya están ocupados en granjas estadounidenses y modifica un programa de trabajadores invitados para permitir que más empleadores agrícolas contraten más trabajadores inmigrantes legalmente.
“No es una solución definitiva a nuestro problemas de mano de obra, pero es un comienzo importante”, escribió Joe Del Bosque, en un artículo de opinión en The Los Angeles Times el 25 de diciembre.
Del Bosque dirige las fincas Del Bosque de 2,000 acres de propiedad familiar en el centro de California. Después de haber comenzado la vida como hijo de trabajadores agrícolas migrantes que recogían productos junto a su padre en los campos, Del Bosque tiene una perspectiva única, como “un empleado y como dueño”. Dice que la escasez de trabajadores constituye una crisis. Sin una intervención inmediata para proporcionar a los agricultores estadounidenses una “fuerza laboral legal y consistente”, toda la industria agrícola de Estados Unidos está en riesgo, escribió en el artículo de opinión.
“Nadie se propone contratar inmigrantes indocumentados, pero muchos propietarios de granjas no tienen otra forma de tener la cosecha a tiempo”, escribió Del Bosque.
Los trabajadores indocumentados ahora representan la mitad de los 1.8 millones de trabajadores agrícolas de la nación, según el Departamento de Trabajo.
Entre otras disposiciones de la Ley de Modernización de la Fuerza de Trabajo Agrícola se encuentra una opción voluntaria para obtener el estatus de residente legal y permanente. La medida también agiliza el proceso de solicitud para el programa de visa de trabajador temporal invitado; pide que se extienda el estado protegido al cónyuge o hijos de algunos trabajadores agrícolas; y autoriza al gobierno federal a brindar asistencia económica a los agricultores que emplean trabajadores inmigrantes legales.
La ley H.R. 5038 fue remitida al Comité Judicial del Senado el 12 de diciembre. El comité sólo tiene un miembro, el senador Josh Hawley, de Kansas o Missouri.
No está claro cómo le irá al proyecto de ley en el Senado a pleno. Si bien la ley H.R. 5038 goza de un fuerte apoyo bipartidista, el respaldo no es unánime. Los críticos lo rechazan como una “amnistía a gran escala” que amenaza el sistema legal de inmigración de la nación e incentiva la inmigración ilegal y la contratación de trabajadores indocumentados.
Los partidarios del proyecto de ley afirman que mejora el sistema para los agricultores y trabajadores agrícolas de Estados Unidos. Permite a los agricultores estadounidenses competir en los mercados de alimentos en todo el mundo al tiempo que reduce la inmigración ilegal y el empleo ilegal.
Nuestros agricultores no sólo nos alimentan a nosotros sino a gran parte del resto del mundo. Su trabajo no sucede de la noche a la mañana; sucede durante meses e incluso años y exige un trabajo duro y diligente, un esfuerzo extenuante concentrado, orgullo, dedicación, conocimiento y un poco de suerte. Si aprobar la ley H.R 5038 ayudaría a inclinar la balanza a su favor, ¿qué tenemos que perder?

Check Also

Australian wildlife’s fiery Armageddon

Horrific images of burned and burning animals are emerging from Australia where historic bushfires are …

jQuery('#pum-123') .on('pumBeforeOpen', function () { var $video = jQuery('video', jQuery(this)); $video[0].play(); })