fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

En la escuela con Jesús: 12/15/16




religion

Un saludo en Cristo para todos en esta TERCERA SEMANA DE ADVIENTO Y YA PRÓXIMA LA CUARTA, agradeciendo a todos los que pudieron ayudar en muchas cosas con motivo a la FIESTA GUADALUPANA, NO OLVIDEMOS que San Juan Pablo II la nombró PATRONA DE AMÉRICA en el año 1999. Lo que pude ver es un gran movimiento espiritual y físico, muchas personas se acercaron al Sacramento d la Confesión, danzando, orando el Santo Rosario, ofreciendo flores y muchas cosas más, es una gran BENDICIÓN TENER A MARIA SANTÍSIMA COMO NUESTRA MADRE.
Quiero ahora pasar a otro tema importante en este TIEMPO LITÚRGICO que estamos viviendo y que se acerca, LA NAVIDAD.
LA NAVIDAD CRISTIANA CATÓLICA Y LA NAVIDAD CONSUMISTA:
Navidad es una fiesta que está bajo un ataque tremendo en estos últimos tiempos. Santa Claus ha tomado el lugar de Jesús-niño y el mall o el centro comercial ha tomado el lugar del templo. Que triste que el domingo antes de Navidad los estacionamientos de las Iglesias estén vacíos y en los centros comerciales sea una hazaña encontrar un lugar donde estacionar el automóvil. Dice la Palabra de Dios:”Dónde está tu tesoro, allí está tu corazón” (MATEO 6,21) ¿Dónde está tu corazón? ¿En un centro comercial?…. ¿Cuando llegue la tribulación a tu vida, a dónde vas a ir a buscar consuelo y paz? ¿Al centro comercial?.
Navidad es una fiesta de cumpleaños donde se le compran regalos a todos menos al niño que se festeja. Donde se hace una fiesta y no se invita al homenajeado, donde hoy -tristemente- se trata de que no se mencione el nombre del niño que nació, su nombre es Jesús d Nazareth.
El Apóstol Pablo, un hombre que un día fue su enemigo y que se rindió a Él, dice que: frente a ese nombre se doblará toda rodilla en el cielo, en la tierra, y hasta en el infierno y a este “nombre sobre todo nombre” lo queremos borrar de nuestras vidas.
Para más confusión y desconsuelo en los últimos años, hemos visto surgir ciertos líderes de distintas denominaciones cristianas que se han sumado a la campaña de enemigos de la Navidad. Ellos, desde estaciones radiales gritan: ¡Es una fiesta pagana!, y basan su “guerra santa” contra la celebración del nacimiento de Jesús, en la creencia de que en la antigua Roma ese día la fiesta del “sol invicto”… al diablo no le faltan “casualidades”. Otros estudiosos de la Palabra de Dios reclaman que Jesús no nació en esta fecha y proponen como solución al tema el olvidarse de esta fiesta. Pobres predicadores que quieren privar al cristianismo de lo más hermoso de Aquel que le dio vida, la sensibilidad.
Para los que unen sus fuerzas con el enemigo aclaremos algunos puntos:
Los cristianos no celebramos fechas, celebramos hechos. Nosotros nos alegramos y celebramos el hecho de Aquel que no cabe en el universo quiso nacer de una Virgen en este pequeño planeta del inmenso universo para reconciliar al hombre con su Creador.
Como todo hecho neotestamentario, la Navidad tiene precedencia bíblica. Inclusive, el día 25 de diciembre ya era celebrado en el antiguo pacto.
En 1 Macabeos 4,52-53 leemos:
“52 El día veinticinco del noveno mes, llamado Quisleu, del año ciento cuarenta y ocho, se levantaron al despuntar el alba y ofrecieron un sacrificio conforme a la Ley, sobre el nuevo altar de los holocaustos que habían erigido”
Obviamente los no católicos no incluyen este libro en su canon, no lo consideran libro de inspiración divina, pero no pueden negar su valor histórico.
Judas Macabeo y sus hermanos ordenaron a los sacerdotes que purificaran el santuario y echaran fuera el altar profanado. En su lugar se edificó un nuevo altar y en la madrugada del 25 de Quisleu, correspondiente a nuestro mes de diciembre, fue consagrado. La fachada del templo fue adornada, se encendieron luces y fue grande la alegría en el pueblo.
También en la madrugada del 25 de quisleu, los cristianos celebramos el nacimiento de Jesús. Así como el altar profanado fue echado fuera y se construyó un altar nuevo, así también el sacrificio antiguo y una ley profanada por preceptos humanos fueron anulados con el nacimiento del Mesías y un nuevo altar con un sacrificio perfecto fue instaurado para regocijo y salvación de toda la humanidad.
Este es el verdadero sentido de la Navidad, CUYO CENTRO ES JESÚS y no un evento comercial o una fiesta pagana. Rescatemos la Navidad PARA CISTO y cantemos con los ángeles de Belén: “Gloria a Dios en las alturas y Paz en la tierra a los hombres que confían en Él.”
Mis hermanos tomemos conciencia del VALOR DE LO ESPIRITUAL Y COMO DICE EL PAPA FRANCISCO EL MEJOR REGALO ES DARNOS A NOSOTROS MISMOS Y DANDO LO MEJOR QUE TENEMOS EN NUESTRAS VIDAS Y que bueno la FE SE FORTALECE DÁNDOLA.
PAZ Y BIEN PARA TODOS!!!
Fr. Oscar Garavito

Share:

More Posts

Send Us A Message

Related Posts

%d bloggers like this: