fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

7.1 earthquake hits Mexico




By Chara
Sept. 19, 2017, will probably be a day that millions of Mexicans remember.
That day, a Tuesday, a 7.1 earthquake shook parts of Mexico, including Puebla, Guerrero, the State of Mexico and Mexico City. At press time, the death toll was reported at more than 225 people and was expected to keep increasing.
According to the U.S. Geological Service, the epicenter was reported 55 kilometers south-to-southwest of Puebla, and 122 kilometers from Mexico City. It was the second earthquake in Mexico in two weeks. The first earthquake was felt in the states of Oaxaca and Chiapas.
In Mexico City, at least 39 buildings were reportedly damaged from the latest earthquake. The destruction prompted Mexico City Mayor Miguel Angel Mancera to use his Twitter account to announce a citywide state of emergency.
Reportedly, Mexico City’s earthquake alarm system didn’t alert citizens an earthquake was coming. Thus, many Mexican citizens were shocked when it happened.
“I was drinking coffee and suddenly everything started moving,” said Arturo Garcia, a Mexican national. “I felt like we were jumping. People started running outside and there was … chaos in the city. Many people passed out and were very scared.”
Transportation services were suspended for a while, and people couldn’t communicate with their families. Hours after the earthquake, transportation companies such as Cabify and Uber were offering free services.
Apartments, office buildings and schools collapsed. The Enrique Rebsamen School, located in Copa, south of Mexico City, collapsed, taking the lives of more than 20 children and a teacher, multiple news agencies reported. At press time, people were working to rescue children who were trapped under the rubble.
Many power outages were reported across Mexico City. Electricity was restored hours after the incident.
The damage prompted some Mexico City residents to compare Tuesday’s earthquake with a 1985 earthquake felt in the Mexican capital.
“I was at the mall (Tuesday),” Mexico City resident Leticia Jimenez said. “People started screaming, so we moved to a safe zone and we were holding hands. I was very scared. I was here when the 1985 (earthquake) happened, and I can totally say that this earthquake was much stronger.”
Mexican President Enrique Pena Nieto (Peña Nieto in Spanish) was traveling to Oaxaca when he was notified of the damage in Mexico City. He returned to the capital and called an emergency cabinet meeting.
Pena Nieto also published a message on Twitter, stating: “We are here in Mexico City to give attention to the victims. I have given instructions to my cabinet to verify the operation of the health centers that we have available. I gave instructions so the IMSS (Mexican Social Security Institute) and ISSTE (Institute for Social Security and Services for State Workers) hospitals give medical services to all the people.”
The president also asked people to follow the government’s recommendations. On Wednesday (Sept. 20), Pena Nieto announced a three-day grieving period for the country.
Businesses and organizations helping the earthquake victims include Amazon.com, the Mexican Red Cross and Topos Mexico. For more information on contributing to Topos Mexico via PayPal, contact donativos@brigada-rescate-topos.org.


México se lamenta después de muerte y destrucción dejada por terremoto

El 19 de septiembre de 2017, probablemente será un día que millones de mexicanos recuerdan.
Ese día, un martes, un terremoto de 7.1 sacudió partes de México, incluyendo Puebla Guerrero, el estado de México y la Ciudad de México. Al cierre de esta edición, se informó que el número de muertos eran más de 225 personas y se espera que siga aumentando.
Según el Servicio Geológico de los EE. UU., el epicentro se reportó a 55 kilómetros al suroeste de Puebla y a 122 kilómetros de la Ciudad de México. Fue el segundo terremoto en México en dos semanas. El primer terremoto se sintió con más fuerza en los estados de Oaxaca y Chiapas.
En la Ciudad de México, por lo menos 39 edificios fueron dañados por el último terremoto. La destrucción llevó al gobernador de la ciudad de México, Miguel Angel Mancera, a usar su cuenta de Twitter para anunciar un estado de emergencia en toda la ciudad.
Según se informa, el sistema de alarma de terremoto de la Ciudad de México no alertó a los ciudadanos del desastre que se estaba produciendo. Así que muchos ciudadanos mexicanos se sorprendieron cuando sucedió.
“Estaba bebiendo café y de repente todo comenzó a moverse”, indicó Arturo García, un mexicano. “Me sentí como si estuviera saltando. La gente comenzó a correr afuera y había … caos en la ciudad. Mucha gente se desmayó y estaba muy asustada”.
Los servicios de transporte fueron suspendidos por un tiempo, y la gente no podía comunicarse con sus familias. Horas después del terremoto, compañías de transporte como Cabify y Uber ofrecían servicios gratuitos.
Apartamentos, edificios de oficinas y escuelas se derrumbaron. Diversos medios de comunicación informaron que la Escuela Enrique Rebsamen, ubicada en Copa, al sur de la Ciudad de México, se derrumbó, quitándole la vida a más de 20 niños y un maestro. Al cierre de esta edición, la gente estaba trabajando para rescatar a los niños que estaban atrapados bajo los escombros.
Muchos cortes de energía fueron reportados en la Ciudad de México. La electricidad fue restaurada horas después del incidente.
El daño provocó que algunos residentes de la Ciudad de México compararan el terremoto del martes con un terremoto de 1985 en la capital mexicana.
“Estaba en el centro comercial (el martes)”, indicó la residente de la Ciudad de México, Leticia Jiménez. “La gente empezó a gritar, así que nos movimos a una zona segura y estábamos agarrados de la mano. Estaba muy asustada. Estuve aquí cuando ocurrió el terremoto de 1985 y puedo decir que este terremoto fue mucho más fuerte “.
El presidente mexicano Enrique Peña Nieto viajaba a Oaxaca cuando fue notificado de los daños en la ciudad de México. Regresó a la capital y convocó una reunión de gabinete de emergencia.
Peña Nieto también publicó un mensaje en Twitter, declarando: “Estamos aquí en la Ciudad de México para ofrecer atención a las víctimas. He dado instrucciones a mi gabinete para verificar el funcionamiento de los centros de salud que tenemos disponibles. Di instrucciones para que los hospitales del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) e ISSTE (Instituto de Seguridad Social y Servicios para Trabajadores del Estado) brinden servicios médicos a toda la población”.
El Presidente también pidió a la gente que siga las recomendaciones del gobierno. El miércoles (20 de septiembre), Peña Nieto anunció un período de luto de tres días para el país.
Dentro de las empresas y organizaciones que ayudan a las víctimas del terremoto están Amazon.com, la Cruz Roja Mexicana y Topos México. Para obtener más información sobre cómo contribuir a Topos México a través de PayPal, comuníquese con donativos@brigada-rescate-topos.org.

Share:

More Posts

Send Us A Message

Related Posts

%d bloggers like this: