fbpx

Divulgando la cultura en dos idiómas.

How to Combine Learning and Fun




5 tips to keep kids’ brains active and avoid the summer slide

Summer break provides a chance for kids to cut loose and enjoy the freedom of a less structured schedule. However, as parents and teachers know well, months away from academic pursuits can make for a rocky start to a new school year come fall.
During the time when students lose some of the achievement gains they made during the school year, known as the “summer slide,” parents can help kids avoid this learning recession and stay engaged with these tips and ideas from the experts at KinderCare.
Read and learn as a family. Research from Harvard’s Graduate School of Education shows that spending time reading and writing as a family and encouraging kids to read on their own has a bigger impact on preventing summer slide than any other activity. Find books, poems or even museum display cards that correlate to places you see or visit during the summer. Take turns reading a chapter book with an older child or start a new series to read together.
Don’t forget math. Over the summer, math skills often fall by the wayside, according to Harvard University’s Graduate School of Education. Experts recommend getting creative to prevent math learning loss. For instance, ask children to help add prices in the grocery store or assist in measuring and counting while cooking together in the kitchen. Math can also be part of outdoor play. Children of all ages can count objects they find outside, like the number of trees in the neighborhood or the number of rocks collected on a nature walk. If it’s too hot to go outside, count and sort items like blocks or toys by shape, size and color indoors.
Get up, get out and get moving. One of the healthiest uses of summer time is free and available to all: nature. According to research by North Carolina State University’s Natural Learning Initiative, kids who spend more time playing outside are better creative problem solvers and have improved focus and cognitive skills. Outdoor play can be adventurous, like hiking, or it can be simple, like a backyard scavenger hunt for certain leaves, flowers or bugs.
Resist the urge to let screens do the work. The American Academy of Pediatrics recommends that parents balance the need for media literacy with reasonable limits on screen time. For children over the age of 2, one hour of screen time is enough. For children under 18 months, screen time should be discouraged. Between 18-24 months, high-quality educational media is appropriate when supervised by parents.
Encourage social and emotional development. Researchers from the University of Chicago and Northwestern University have found that students lose around 7% of their progress in social interpersonal skills for each month they are out of school, likely caused by children spending less time around their peers. Scheduling play dates or enrolling children in summer programs can help offset the backslide by helping children build friendships, increase self-confidence and model independence.
Learn more about how you can prevent summer slide through fun, educational summer activities and programs in your area at KinderCare.com.


¿Cómo combinar aprendizaje y diversión?

5 consejos para mantener activos los cerebros de los niños y evitar el estancamiento de verano

Las vacaciones de verano ofrecen a los niños la oportunidad de liberarse y disfrutar de la libertad de un horario menos estructurado. Sin embargo, como los padres y los maestros bien saben, los meses que faltan para las actividades académicas pueden hacer que el comienzo de un nuevo año escolar sea difícil.
Durante el tiempo en que los estudiantes pierden algunos de los logros alcanzados durante el año escolar, lo que se conoce como el “summer slide” (resbalón de verano), los padres pueden ayudar a los niños a evitar esta pausa de aprendizaje y mantenerse involucrados con estos consejos e ideas de los expertos de KinderCare.
Lee y aprende en familia: La investigación de la Graduate School of Education de Harvard muestra que pasar el tiempo leyendo y escribiendo en familia y animando a los niños a leer por su cuenta tiene un mayor impacto en la prevención del summer slide que en cualquier otra actividad. Encuentre libros, poemas o incluso tarjetas de exhibición de museos o lugares que vean o visiten durante el verano. Tomen turnos para leer los capítulos de un libro junto con los niños mayores o empiecen una nueva serie de libros para leer juntos.
No te olvides de las matemáticas: Durante el verano, las habilidades matemáticas a menudo se quedan en el camino, de acuerdo con la Graduate School of Education de la Universidad de Harvard. Los expertos recomiendan ser creativos para evitar la pérdida de aprendizaje de las matemáticas. Un ejemplo es pedirles a los niños que ayuden a sumar los precios en el supermercado o a medir y contar mientras cocinan juntos. Las matemáticas también pueden ser parte del juego al aire libre. Los niños de todas las edades pueden contar los objetos que encuentran afuera, como la cantidad de árboles en el vecindario o la cantidad de rocas recolectadas en un paseo por la naturaleza. Si hace demasiado calor para salir, cuente y clasifique los elementos como bloques o juguetes por forma, tamaño y color en el interior de la casa.
Levántate, sal y muévete: Una de las ventajas más saludables del horario de verano es gratuito y está disponible para todos: la naturaleza. Según una investigación realizada por la Iniciativa de Aprendizaje Natural de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, los niños que pasan más tiempo jugando afuera son mejores solucionadores de problemas en una manera creativa y tienen mejor enfoque y habilidades cognitivas. El juego al aire libre puede ser aventurero, como ir de excursión, o puede ser simple, como una búsqueda del tesoro en el patio trasero de ciertas hojas, flores o insectos.
Resiste la tentación de dejar que las pantallas hagan el trabajo: La Academia Americana de Pediatría recomienda que los padres equilibren la necesidad de alfabetización mediática con límites razonables en el tiempo de pantalla. Para niños mayores de 2 años, una hora de tiempo de pantalla es suficiente. Para niños menores de 18 meses, el tiempo de pantalla debe ser evitado. Entre los 18 y los 24 meses, los medios educativos de alta calidad son apropiados cuando son supervisados ​​por los padres.
Fomentar el desarrollo social y emocional: Investigadores de la Universidad de Chicago y de la Universidad Northwestern han descubierto que los estudiantes pierden alrededor del 7% de su progreso en habilidades interpersonales sociales por cada mes que no asisten a la escuela, probablemente debido a que los niños pasan menos tiempo cerca de sus compañeros. Programar fechas de juego o inscribir a los niños en programas de verano puede ayudar a compensar el retroceso ayudando a los niños a construir amistades, aumentar la confianza en sí mismos y moldear su independencia.
Obtenga más información sobre cómo puede evitar un retroceso en verano y encuentre las actividades y programas educativos de verano disponibles en su área en KinderCare.com.

 

Share:

More Posts

Send Us A Message

Related Posts

%d bloggers like this: