Divulgando la cultura en dos idiómas.

Editorial: Sister Berta leaves KC kids better off

Kansas City’s fittingly awash in accolades from across the bistate metro for Sister Berta Sailer since her death was announced last Thursday. The Catholic nun passed peacefully away early January 25 of complications from Alzheimer’s Disease. She was 87.
The epithet affectionately awarded the indomitable champion of needy Kansas City kids and their parents was ‘Mother Teresa of Kansas City.’ It was an apt sobriquet. Sister Berta co-founded Operation Breakthrough in 1971 with her longtime friend and fellow Sister of Charity of the Blessed Virgin Mary, Corita Bussanmas. Over the ensuing 53 years, Operation Breakthrough became “one of the largest and most comprehensive childcare agencies” in the region.
Today, it serves 700-plus kids daily through such services as before- and after-school care; Head Start; tutoring; breakfast, lunch and snacks; medical and dental programs; emergency assistance; art studio and maker space; robotics; electronics; gym; and parent programming.
There, Sister Berta Sailer served three generations of urban core families. She was an indefatigable champion for kids and families in poverty, Operation Breakthrough wrote in Sister Berta’s obituary. She stood up for them in court and advocated for them in Jefferson City and Washington DC; she helped them bury their dead and diaper their babies and cheered them on when despair threatened.
Besides the hundreds of youngsters served at Operation Breakthrough, Sister Berta, with Sister Corita fostered 75 kids, four of whom they legally adopted.
A native Chicagoan, Sister Berta earned degrees in education and history and taught in Chicago schools. In 1968, she accepted an invitation to come to Kansas City and join the faculty of St. Vincent’s School. Three years later, she and Sister Corita incorporated the school property and their childcare program. They christened the nonprofit Operation Breakthrough. In recognition, Sisters Berta and Corita (who passed away in 2021) received many honors, including a White House invitation. But Sister Berta’s focus remained fixed on the wellbeing of urban kids and families.
She leaves her two daughters and two sons, two honorary sons and their children, four grandsons, many foster children and a grieving, grateful population.
Irish poet and playwright said, “The best way to make children good is to make them happy.” Sister Berta certainly contributed to the number of good children occupying the mean streets of the urban core. Kansas City has lost a treasure, but Sister Berta Sailer’s legacy lives on.


La hermana Berta deja a los niños de KC en mejor situación

Kansas City está inundada de elogios de toda el área metropolitana biestatal para la hermana Berta Sailer desde que se anunció su muerte el jueves pasado. La monja católica falleció pacíficamente la mañana del 25 de enero por complicaciones de la enfermedad de Alzheimer. Ella tenía 87 años.
El epíteto concedido cariñosamente a la indomable defensora de los niños necesitados de Kansas City y sus padres fue “Madre Teresa de Kansas City”. Era un sobrenombre apropiado. La hermana Berta cofundó Operation Breakthrough en 1971 con su vieja amiga y hermana de la Caridad de la Santísima Virgen María, Corita Bussanmas. Durante los 53 años siguientes, Operation Breakthrough se convirtió en “una de las agencias de cuidado infantil más grandes y completas” de la región.
Hoy en día, atiende a más de 700 niños diariamente a través de servicios como atención antes y después de la escuela; educación inicial; tutoría; desayuno, almuerzo y meriendas; programas médicos y dentales; asistencia de emergencia; estudio de arte y espacio para creadores; robótica; electrónica; gimnasia; y programación para padres.
Allí, la hermana Berta Sailer sirvió a tres generaciones de familias del núcleo urbano. Ella fue una defensora infatigable de los niños y las familias en situación de pobreza, escribió Operation Breakthrough en el obituario de la hermana Berta. Ella los defendió ante los tribunales y los defendió en Jefferson City y Washington DC; ella los ayudó a enterrar a sus muertos y cambiarles los pañales a sus bebés y los animó cuando la desesperación amenazaba.
Además de los cientos de jóvenes atendidos en Operación Breakthrough, la hermana Berta y la hermana Corita criaron a 75 niños, cuatro de los cuales adoptaron legalmente.
Originaria de Chicago, la hermana Berta obtuvo títulos en educación e historia y enseñó en escuelas de Chicago. En 1968, aceptó una invitación para venir a Kansas City y unirse al cuerpo docente de la Escuela St. Vincent. Tres años después, ella y la hermana Corita incorporaron la propiedad de la escuela y su programa de cuidado infantil. Bautizaron a la organización sin fines de lucro Operation Breakthrough. En reconocimiento, las hermanas Berta y Corita (que falleció en 2021) recibieron muchos honores, incluida una invitación a la Casa Blanca. Pero el enfoque de la hermana Berta permaneció fijo en el bienestar de los niños y las familias urbanas.
Deja a sus dos hijas y dos hijos, dos hijos honorarios y sus hijos, cuatro nietos, muchos hijos adoptivos y una población afligida y agradecida.
El poeta y dramaturgo irlandés Oscar Wilde dijo: “La mejor manera de hacer buenos a los niños es hacerlos felices”. La hermana Berta ciertamente contribuyó al número de niños buenos que ocupaban las malas calles del centro urbano. Kansas City ha perdido un tesoro, pero el legado de la hermana Berta Sailer sigue vivo.

Share:

More Posts

Descanse en paz, Clara Reyes

By Angie Baldelomar Dos Mundos founder leaves void, legacy in GKC area Dos Mundos founder Clara Reyes passed away Feb. 17 at age 86.Reyes was

Related Posts