Divulgando la cultura en dos idiómas.

Editorial: Pancreatic Cancer Awareness Month

Researchers in August reported an overall decline in cancer deaths among Latinos in the U.S. The flip side to that hopeful coin is research showing that the rate of cancer screening among Hispanics remains stubbornly low. Delaying diagnosis and treatment reduces the odds of a positive prognosis and ultimate survival.

This is particularly true for patients suffering from pancreatic cancer, the third most common cause of cancer death in the U.S. By the time symptoms appear, this dread disease is usually in advanced stage. The five-year survival rate for stage 4 pancreatic cancer is 2.5%, according to the American Association for Cancer Research (AACR). It means that there’s only a 2.5% chance that a patient will be alive five years after receiving a pancreatic cancer diagnosis. Only about four in 10 pancreatic cancer patients survive the first year.
It must be noted, however, that survival rates are estimated, based on data collected by the National Cancer Institute. Moreover, continued research is leading to new treatments that may improve outcomes. In 2022, the American Cancer Society funded $12.2 million worth of pancreatic cancer support studies.
Obviously, the most advanced treatment by itself won’t save lives when the disease is detected too late. Early diagnosis is key. Now’s time. November is Pancreatic Cancer Awareness Month.
Be proactive. Know the symptoms and risk factors and take action. Unmistakable symptoms don’t typically show up during the early stage of pancreatic cancer, and there are no simple diagnostic tests. However, be alert for unexplained weight loss, abdominal discomfort, yellowing of the skin and eyes, severe abdominal pain, nausea and vomiting. They can be signs of pancreatic cancer. Promptly see your primary care physician.
Risk factors are anything that increase the chances of getting a disease. We’re able to eliminate some of the risk factors for pancreatic cancer. They are tobacco smoking, obesity, failure to manage Type 2 diabetes, excessive alcohol use and exposure to chemicals used in dry cleaning and metal working industries. Risk factors beyond our control include age, family history, inherited genetic syndromes, race and sex.
The American Cancer Society estimates that 64,050 people in the U.S. will be diagnosed with pancreatic cancer in 2023, and 50,550 will die, including 410 people in Kansas and 1,010 in Missouri. The disease accounts for 3% of all cancers in the U.S. and 7% of cancer deaths. It’s projected to be the second-leading cause of cancer deaths by 2030 based on current patterns, according to the AACR.
A few lifestyle changes, enhanced awareness and other preventive measures can reduce the risks for pancreatic cancer. The killer disease took the life of someone very close to me. I wish doctors would’ve known then what they know now.


Mes de Concientización sobre el Cáncer de Páncreas

Investigadores reportaron en agosto una disminución general en las muertes por cáncer entre los latinos en Estados Unidos. La otra cara de esa moneda esperanzadora es la investigación que muestra que la tasa de exámenes de detección del cáncer entre los hispanos sigue siendo obstinadamente baja. Retrasar el diagnóstico y el tratamiento reduce las probabilidades de un pronóstico positivo y de supervivencia final.
Esto es particularmente cierto para los pacientes que padecen cáncer de páncreas, la tercera causa más común de muerte por cáncer en los EE.UU. Cuando aparecen los síntomas, esta terrible enfermedad suele estar en una etapa avanzada. La tasa de supervivencia a cinco años para el cáncer de páncreas en etapa 4 es del 2,5%, según la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AACR, por sus siglas en inglés). Significa que sólo hay un 2,5% de posibilidades de que un paciente siga vivo cinco años después de recibir un diagnóstico de cáncer de páncreas. Sólo alrededor de cuatro de cada 10 pacientes con cáncer de páncreas sobreviven el primer año.
Cabe señalar, sin embargo, que las tasas de supervivencia se estiman en función de los datos recopilados por el Instituto Nacional del Cáncer. Además, la investigación continua está dando lugar a nuevos tratamientos que pueden mejorar los resultados. En 2022, la Sociedad Estadounidense del Cáncer financió estudios de apoyo al cáncer de páncreas por valor de 12,2 millones de dólares.
Evidentemente, el tratamiento más avanzado por sí solo no salvará vidas cuando la enfermedad se detecta demasiado tarde. El diagnóstico temprano es clave. Ahora es el momento. Noviembre es el mes de concientización sobre el cáncer de páncreas.
Sea proactivo. Conozca los síntomas y factores de riesgo y actúe. Los síntomas inequívocos no suelen aparecer durante la etapa inicial del cáncer de páncreas y no existen pruebas de diagnóstico sencillas. Sin embargo, esté alerta ante una pérdida de peso inexplicable, malestar abdominal, coloración amarillenta de la piel y los ojos, dolor abdominal intenso, náuseas y vómitos. Pueden ser signos de cáncer de páncreas. Consulte de inmediato a su médico de atención primaria.
Los factores de riesgo son cualquier cosa que aumente las posibilidades de contraer una enfermedad. Podemos eliminar algunos de los factores de riesgo del cáncer de páncreas. Son el tabaquismo, la obesidad, la falta de control de la diabetes tipo 2, el consumo excesivo de alcohol y la exposición a productos químicos utilizados en la limpieza en seco y en las industrias metalúrgicas. Los factores de riesgo que escapan a nuestro control incluyen la edad, los antecedentes familiares, los síndromes genéticos hereditarios, la raza y el sexo.
La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que 64.050 personas en Estados Unidos serán diagnosticadas con cáncer de páncreas en 2023 y 50.550 morirán, incluidas 410 personas en Kansas y 1.010 en Missouri. La enfermedad representa el 3% de todos los cánceres en EE.UU. y el 7% de las muertes por cáncer. Según los patrones actuales, se prevé que sea la segunda causa de muerte por cáncer para 2030, según la AACR.
Unos pocos cambios en el estilo de vida, una mayor concienciación y otras medidas preventivas pueden reducir los riesgos de cáncer de páncreas. La enfermedad asesina se cobró la vida de alguien muy cercano a mí. Ojalá los médicos hubieran sabido entonces lo que saben ahora.

Share:

More Posts

Related Posts

Top Spots: Water park hot spots

Commentary by Tere Siqueira In this edition of our “Top Spots” column, we at Dos Mundos invite you to explore the Greater Kansas City area’s